#500Habana. El grupo minorista de intelectuales y artistas habaneros por Emilio Roig de Leuchsenring.

Cuaderno: El grupo minorista de intelectuales y artistas habaneros

Es  una suerte encontrar en nuestros fondos de la Biblioteca Central, una obra como esta,  con un contenido interesante por sus valores estéticos e históricos  que nos lleva de la mano a través del tiempo. Se trata del cuaderno El grupo minorista de intelectuales y artistas habaneros, que es parte de la  Colección de Cuadernos de Historia Habanera escrito por el  prestigioso  Emilio Roig de Leuchsenring, etnólogo, periodista, patriota cubano y sobre todo para nosotros  el primer Historiador de La Habana desde  1935.

Marjorie Peregrín Ávalo, coordinadora de la Colección de Historia Habanera subrayó que: “como un tributo a Emilito, estos Cuadernos ven la luz por la voluntad del Historiador de la Ciudad, Dr. Eusebio Leal Spengler, para que los jóvenes tengan acceso a todo lo publicado en sus páginas. Son una joya de incalculable valor, donde confluyen todas las corrientes historiográficas de la época”.

Emilio Roig, revolucionario esencial aunque no militó en partido alguno,  estuvo siempre en el grupo de vanguardia de la sociedad, comprometido con las causas justas y democráticas. Se une a organizaciones como la Liga Antiimperialista de Cuba y  el Grupo Minorista.

 A través de las Instituciones culturales que dirigió, unió a los intelectuales de todas las tendencias en función del rescate de la historia y los valores nacionales, contra el colonialismo y el imperialismo, para ello desarrolló el estudio científico de la Historia de Cuba.

El primer artículo fue publicado en setiembre de 1929 en la Revista Social y de forma bien explicativa el autor muestra cómo surgió y fue desarrollándose el  llamado Grupo Minorista en la década de los años veinte, exactamente en  el año 1923, cuando un grupo de intelectuales  se pronuncian en contra de la compra del Convento de Santa Clara. En todo momento estos jóvenes  estaban unidos al  quehacer artístico y la  responsabilidad social.

 El  lector podrá contar con elementos que le permitirán una valoración de la importancia histórica de este hecho, quiénes  pertenecieron a  él  y la verdadera significación  y repercusión que tuvo en  aquella época  tanto en el ámbito nacional como internacional.

En esencia, es un grupo que no estaba conformado por una gran cantidad de efectivos, pero su grandeza  radicaba en los objetivos que perseguían,  pues  su  razón estaba en ser  intérpretes  de las necesidades y fenómenos sociales que afectaban al pueblo de Cuba, manifestándose en contra de las medidas  y presiones que sobre este ejercían el gobierno y sus cuerpos represivos.  Reclamaban  reformar la enseñanza pública  y autonomía universitaria  y que de alguna forma  el pueblo se integrara y participara en las estructuras del gobierno.

Pero sus inquietudes trascendían las fronteras de la patria y la solidaridad de estos intelectuales de vanguardia estuvo presente fuera del territorio nacional, con una clara visión de la necesidad de la unión en  latinoamérica y un profundo sentimiento antiimperialista.

Eran jóvenes intelectuales  de izquierda que se reunían  de forma espontánea, con inquietudes que se proyectaban  más allá de lo puramente artístico o literario, con conocimiento y conciencia de la situación que imperaba en  el país y  la  necesidad de transformación.    Formaron parte de este grupo,  personalidades de la cultura como  Rubén Martínez  Villena,  Alejo Carpentier, Juan Marinello, entre otros.

También  este grupo recibió criterios de que solo eran una minoría que alguna que otra vez se reunían para intercambiar y compartir, que no realizaban ninguna actividad concreta que trascendiera en su actuar, tampoco tenían una organización o estructura que lo conformara,  ni documentos rectores que guiaran su quehacer  y sirvieran de guía para la acción, mirándolo desde el punto de vista estructural, pero  lo que no había lugar a dudas era su composición de izquierda, la unidad  existente entre ellos y  convergencia en los pensamientos y proyecciones  revolucionarias. 

Trascienden así sus ideas en  el continente, constituyendo el  primer  grupo  de intelectuales  en Cuba que asumen  la posición que  les corresponden,  poner la cultura y el conocimiento en función  del pueblo. En sus cinco años de existencia los logros fueron significativos, constituyendo un verdadero ejemplo para el  futuro.

Autor(es): 
Amanda Águila Domínguez
Estudiante de primer año de Ciencias de la Información

Deja tu comentario