Historia de la Biblioteca Central

El aumento de las actividades docentes e investigativas en la Universidad de La Habana implicó la necesidad de establecer y mantener una adecuada organización del flujo de información científica de tal modo que permitiera garantizar el mejor servicio con los recursos disponibles. En estas condiciones, la Resolución Rectoral No. 294 del 20 de diciembre de 1974 declara al Centro de Información Científica y Técnica de la Universidad de La Habana (C.I.C.T.) como núcleo central de la actividad científico-informativa de la institución académica.

Su propósito principal era estructurar todos los “servicios bibliotecarios y de información científica y técnica que fuese capaz de brindar el servicio científico informativo que demanda la comunidad universitaria”. (Boletín Oficial Universitario, 1975: 9). Con la creación del Centro se pone a disposición de profesores y estudiantes la información de los avances de la ciencia y la técnica que se producen en el mundo, y que son indispensables para la realización de la actividad docente e investigativa.

Para la consecución de las funciones encomendadas al Centro de Información a partir de la política establecida por la Dirección Universitaria, se dispuso una estructuración orgánica y funcional de la red de información universitaria. Así, esta quedó integrada por el Centro de Información Científica y Técnica como núcleo central de la actividad científico-informativa, al que se adscribió la Biblioteca Central “Rubén Martínez Villena” y las unidades de información científica y técnica de las facultades, institutos, sedes universitarias , centros de investigación y bibliotecas especializadas de escuelas y otras dependencias universitarias. El (C.I.C.T.) ofrece servicio de asesoría técnica y bibliográfica a los centros de documentación de diferentes instituciones nacionales, apoyo técnico a organismos internacionales como la F.A.O., y apoyo docente a centros educativos, como la Escuela de Capacitación de la Universidad de La Habana.

Con el objetivo de mantener actualizado al profesional y al estudiante de las novedades científico- técnicas, el Centro edita, distribuye e imprime: Publicaciones de tipo monográfico en varias series: permiten a los profesores universitarios y a otros científicos que trabajan dentro de la Universidad, o en los distintos organismos del Estado, exponer sus experiencias o el resultado de sus investigaciones. Revistas de “Actualidades Técnico-Científicas” por especialidad: brindan a los usuarios del Centro la reproducción de los artículos más importantes sobre cada especialidad que aparecen en las revistas recibidas de todas partes del mundo. Boletines informativos bibliográficos por especialidad: divulgan cuáles revistas y publicaciones se han recibido en la Universidad, cuál es su contenido y dónde pueden consultarse, así como otras cuestiones de interés general. Otras revistas especializadas: el Centro edita revistas especializadas como Cenic y distribuye otras como Universidad de La Habana, Vida Universitaria, Sobre Educación Superior.

Ofrece, además, un servicio de reprografía que proporciona a los usuarios la reproducción de documentos del fondo. Una de las más importantes áreas del C.I.C.T. es la Biblioteca Central “Rubén Martínez Villena”. De los servicios que presta al público se destacan los préstamos internos de libros a estudiantes y profesores, el préstamo de cubículos para el estudio colectivo y las compilaciones bibliográficas de su fondo documental. En su Sala de Novedades ofrece al usuario un anticipo de las últimas publicaciones científicas y técnicas, nacionales y foráneas.

Según la Memoria Anuario correspondiente al curso 1975-1976, la Biblioteca Central prepara la implementación del servicio de diseminación selectiva de la información como vital complemento de la docencia e investigación universitarias y el procesamiento bibliográfico del Flujo Ascendente Universitario, es decir, los materiales producidos por el personal docente e investigativo. El servicio de referencia, por su parte, no se limita solamente a proporcionar referencia de tipo general; además, se brinda información sobre colecciones especializadas en Educación Superior, Ciencias de la Información, Asociaciones e Instituciones, Eventos y Universidades. El incremento y diversificación de la actividad académica e investigativa, nacional e internacional y sus respectivas exigencias en términos de información, conllevan a una restructuración del eje de la actividad y gestión informativa de la Universidad. En 1976 se determina un cambio de denominación del Centro –ahora Dirección de Información Científico Técnica (D.I.C.T) – y la restructuración de algunas de sus funciones y servicios, entre las que se incluye la dirección metodológica de la red de bibliotecas universitarias.

Durante esta nueva etapa como Dirección de Información Científico Técnica, se continúa trabajando y perfeccionando las prestaciones que el antiguo Centro había implementado: edición, impresión y divulgación de la mayor parte de la producción editorial y divulgativa de la Universidad; préstamo interno de documentos e interbibliotecario; préstamo de cubículos para el estudio colectivo de los alumnos y la impartición de docencia; apoyo bibliográfico a las investigaciones priorizadas de la Universidad; consulta y referencia; confección de bibliografías e investigaciones temáticas e información especializada sobre Educación Superior; reproducción de documentos científicos; apoyo a la docencia universitaria por diversas vías como tutorías de trabajos de diploma, educación de usuarios, entrenamientos e impartición de cursos de posgrado, asesoría a especialistas o técnicos de la actividad de otras instituciones. También se crearon otros servicios como el de fotografía, diapositivas y transparencias en diversos formatos para fines científicos y sociales; el de video para la impartición de docencia; traducciones que atiende las solicitudes de los profesores e investigadores de la Universidad tanto del inglés, francés, alemán y ruso al español, como del español a estos idiomas; diseño gráfico de diferentes materiales de carácter científico- técnico; y el de Sala de Información Cerrada.

Se continúa analizando el sistema de información universitario con el fin de optimizar y diversificar los servicios de sus centros integrantes, a través de la implementación de determinados procedimientos. De modo particular, se elabora un anteproyecto de política editorial para la Universidad de La Habana, un proyecto de política de canje y un procedimiento para tratamiento de las revistas de carácter divulgativa. Se establece el Reglamento Orgánico de las bibliotecas en las facultades y centro. Se diseña el Sistema de Catalogación Centralizada, el Sistema de Préstamo Externo y un Registro de Adquisición para la Red de Información de la Universidad; todo ello encaminado a la normalización y estabilización de la actividad científico-informativa.