#VidaUniversitaria (1954): Primer curso para locutores desde la Universidad de La Habana

#VidaUniversitaria (1954): Primer curso para locutores desde la Universidad de La Habana

La Escuela de Derecho de la Universidad de la Habana acogió en 1963 el primer curso de Locutores ofrecido por la casa de altos estudios, a través de la Comisión de Extensión, con la participación de una treintena de profesionales y aspirantes a esa especialidad, con un nivel de enseñanza secundaria.

Un recorte del suplemento “El Mundo del domingo” con fecha 1 de diciembre, y que se encuentra en el Fondo Elías Entralgo de nuestra Biblioteca Central, detalla las características de ese curso, el cual perseguía la superación de los que ya trabajaban en la radio y la televisión, y la íntegra formación de los aspirantes.

“El curso de locutores (…) ha llenado una gran laguna que existía en la radio y televisión nacional. Contempla todas las asignaturas necesarias a nuestra profesión, lo que permitirá en el futuro próximo contar con el cuerpo de locutores cultos que exige nuestra Patria”, expresó en aquel entonces el fallecido locutor de la C.M.Q. José Antonio Cepero Brito, una de las figuras insignes del gremio, y uno de sus estudiantes.

De acuerdo con el suplemento, perteneciente al periódico “El Mundo”, entre las materias que se impartían figuraba Geografía Universal, y de Cuba y América, a cargo de la doctora Nieves Miolán; Historia de la Humanidad, ofrecida por el doctor Julio Mendoza; Gramática de la Lengua Castellana, explicada por la doctora María Dolores Ortiz, e Historia de la Radio y la Televisión, bajo la responsabilidad del profesor y director Humberto Bravo.

Con una duración de un año, el curso incluía además las asignaturas Historia del Arte; Apreciación Artística; Educación y Uso de la voz; Actuación y Fonética; Animación y Narración, y Principios de la Teoría Literaria, entre otras.

Sobre la radio y la televisión cubanas, el doctor Elías Entralgo, Decano de la Facultad de Humanidades, aseguró que en América se conocía la alta calidad técnica de esos servicios públicos en la nación caribeña, pero que también debían reconocerse ciertos defectos de su funcionamiento en lo cultural, como los de elocución, gusto estético y conocimientos generales.

“El cursillo (…) redundará en su utilidad y su éxito”, añadió.

Deja tu comentario