#VidaUniversitaria (1950). Más allá del telón… Teatro Universitario

teatro universitario 1

Como uno de los tesoros de la Universidad  se alza el Teatro Universitario con casi 80 años de creado, es la compañía existente más antigua es por eso que dedicamos en este espacio y como parte de las curiosidades del fondo esta reseña sobre el trabajo encontrado en uno de los números de la revista del año 1950 escrita por  el periodista Luis A. Baralt quien relata acerca de los orígenes de nuestro insigne teatro.

El Teatro Universitario surgió por generación espontánea y de “abajo para arriba”. En 1941 un grupo de estudiantes entusiastas de diferentes facultades quisieron “hacer teatro”. Una noche tocan a la puerta de Baralt encabezados por Luisita Caballero y Baralt, un tanto cansado y desilusionado por la experiencia de “la Cueva” no quiso asumir la impronta tarea y responsabilidad. 

Así mismo   Lugwig Schajowicz compañero por aquel entonces en otra empresa análoga (la Academia de Artes Dramáticas) tuvo según el autor “más coraje” para  comenzar a dirigir la empresa y así bajo su inteligente dirección comenzó el grupo a laborar y el 20 de mayo de 1941 hacían su primera presentación pública con la “Antígona”  de Sófocles, luego vinieron “Las Coéforas” de Esquilo y otras, todas ante el pórtico del Edificio de Ciencias y bajo las estrellas, Plaza Rector Cadenas, hoy Ignacio Agramonte. 

El contacto con un género teatral nunca visto en Cuba, la seriedad del propósito, decoro en las interpretaciones, justeza interpretativa, entre otras virtudes, hizo de estas primeras representaciones “jalones memorables en los anales de la dramática en Cuba”.

Hasta 1943 recibió este magnífico esfuerzo el apoyo moral de las autoridades universitarias especialmente del Rector  Dr. Méndez Peñate pero escasos recursos para organizarse debidamente y realizar una labor sistemática y libre de zozobras habría de interrumpir el proyecto.

La puesta estuvo a cargo de alumnos del Seminario de Artes Dramáticas, integrado por jóvenes actrices y actores que encontraron en éste un medio de expresión teatral en una época en que las artes escénicas no contaban con apoyo alguno.

Fue el 3 de junio de ese año que el Consejo Universitario oficializó el Teatro Universitario y su anexo Seminario de Artes Dramáticas como organismos autónomos dentro del todo de la Universidad de la Habana.

A partir de esa fecha pudo contarse con una cantidad fija tanto para las presentaciones como para las clases. Estas ya habían sido iniciadas por el Dr.  Schajowiez   como único profesor y con un plan de estudios mínimo, desde antes de la “oficialización”.

Es así como se destaca la significación que tuvo en la vida interna de la Universidad y en la vida nacional este proyecto  y como fomentó el espíritu de disciplina y cooperación entre los jóvenes contribuyendo a acrisolar los valores morales y a purificar las emociones, aclarar las ideas de  los adolescentes.

De esta manera la agrupación teatral contribuyó eficazmente al auge del arte teatral en la Isla; desde sus inicios sus propósitos fueron promover la importancia social del teatro y su influencia en el orden ético, cultural y político, así como la extensión al ámbito nacional.

 

Deja tu comentario