#VidaUniversitaria (1950). “La Biblioteca General” y los Cursos de Técnica Bibliotecaria

Biblioteca Central Ruben Martinez Villena 1

¿Sabías que en la antigua “Biblioteca General”, hoy Biblioteca Central de la Universidad de La Habana, se impartían cursos sobre Técnica Bibliotecaria?

En artículo publicado en el año 1949 por el entonces director Jorge Aguayo en la Revista Vida Universitaria se lee que ya desde 1937 se realizaba en la Biblioteca una eficaz e influyente labor de docencia por encima de muchos “organismos similares”, labor que tenía entre otros motivos hacer comprender a los cubanos lo que era una “moderna Biblioteca en una nación progresista “.

Sigue diciendo el Dr. Aguayo que estamos ante la presencia de una Biblioteca relativamente bien dotada, con libros bien escogidos y con un catálogo único en el país tanto por su contenido como por su forma y con un servicio en aquel entonces, ininterrumpido desde las 8 de la mañana hasta las seis de la tarde. “Significa un milagro en nuestro ambiente, milagro que solo se explica por la existencia de una universidad enteramente liberada del aparato burocrático estatal “, plantea el doctor Aguayo el cual refiere además que las “aspiraciones políticas de turno malograban cualquier empreño cultural de altos vuelos “.

Refiere también el doctor Aguayo que es así como profesionales e intelectuales, nacionales y extranjeros encontraron una cordial acogida en la “Biblioteca General” considerada en aquel entonces como “la más importante de todas las Bibliotecas de la Universidad  en las Ciencias, en las Artes y en las Letras”, a lo cual añade que la Biblioteca General es una de las precursoras de las actividades de extensión cultural y termina diciendo que la Biblioteca también estaba abierta a todos los lectores nacionales o extranjeros aunque no fueren estudiantes de la Universidad.

Dotada, de tres salas de lectura “una central sin libros para la lectura corriente y dos situadas en los extremos de la anterior (la una para las obras de consulta y la otra para las publicaciones periódicas), a ellas acuden estudiantes, profesores, profesionales, intelectuales, alumnos de otras escuelas y lectores de toda clase y categorías.

“No existe en todo el ámbito nacional una colección en conjunto mejor dotada que la de la Biblioteca General” (…) no se ha limitado la Biblioteca General a prestar sus servicios en un presente perennemente renovado si no que cuando se organizo la primera escuela oficial de bibliotecarios en la sesión de Verano de 1946 (hablamos de los Cursos de Técnica Bibliotecaria) la Biblioteca general puso a la disposición de los futuros bibliotecarios sus mejores libros, su catálogo,  sus locales de trabajo, y el esfuerzo y energía de sus más valiosos funcionarios, todo para que la enseñanza impartida en la escuela de los bibliotecarios fuese la mejor que pudiese ofrecer una escuela cubana, creada para cubanos y extranjeros”.

 

Deja tu comentario