#500Habana. La Giraldilla

Libro de Joaquín Emilio Weiss y Sánchez de existencia en nuestros fondos

“Casi y como era de esperar”, encontramos en nuestros fondos de Libros Raros y Valiosos la obra de Joaquín Emilio Weiss y Sánchez (1930-1962),el mismo arquitecto que diseñó el actual edificio que hoy ocupa la Biblioteca Central de la UH, profesor de Historia de la Arquitectura en la Universidad de la Habana, primero en definir  las características de la arquitectura colonial cubana y situándola en el ambiente  histórico-social según la obra que corresponda. Su obra que ha servido de herramienta y utilidad a tantos, hoy nos ha proporcionado el pretexto para “sacar a la luz” a  La Giraldilla, símbolo de nuestra pictórica ciudad, tras la cual existe una bella e interesante leyenda.

Es así que comenzamos por  Isabel de Bobadilla, también conocida como Inés de Bobadilla. (1505?-1546) la cual fue una dama de la nobleza española, esposa de Hernando de Soto, a quién sustituyó como gobernadora de Cuba durante el período de 1537 hasta 1539. Cuando Soto partió a la conquista de la Florida,  dejó a su esposa como Gobernadora y Capitán General convirtiéndola  en la primera y única mujer que ostentó la máxima autoridad de esta Isla, función en la cual estuvo asesorada por civiles y militares,  y he aquí donde comienza la leyenda que  cuenta como Inés solía subirse en lo más alto del castillo “en la mismísima atalaya” para “avistar navíos” que pudieran traerle noticias de su amado, al cual, desgraciadamente,  nunca más  vio y así, la tristeza, la condujo a la muerte.

La Escultura

Ratifica el mito, que esta gran pasión de Isabel por Hernando inspiró al escultor Martín Pinzón a realizar La Giraldilla, la cual fue mandada a fundir en bronce y colocada en la parte más alta del baluarte noroeste de la Real Fuerza, por el gobernador  entre 1630 y 1634 convirtiéndose en la primera estatua en bronce que se reconoce hecha en Cuba.

Durante siglos, la veleta fue respetada por decenas de huracanes tropicales, hasta que el ciclón del  año 1926 la arrancó de su pedestal y la hizo caer al patio. La figura que se observa en la Real Fuerza es una réplica, pues la original se encuentra en el Museo de la Ciudad, antiguo Palacio de los Capitanes Generales, a la vista de todos, pero protegida de los vientos huracanados que no saben la historia de amor que encierra la Giraldilla en sí misma y el valor que tiene para los habaneros.

Deja tu comentario